Chi sa respirare sa ben cantare.
atrib. a Anna Maria Pellegrini Celoni

Han pasado casi dos siglos desde que la respiración aplicada al canto encontró su punto más alto de desarrollo, evolucionando a la par de las necesidades impulsadas por la emisión del sonido y ésta, a su vez, por los nuevos ropajes del drama que, en pleno romanticismo, requerían de los órganos encargados de la vocalidad y de la respiración un poder y una firmeza hasta entonces inigualados por los anteriores estilos vocales.

Pese a esto, hoy en día es común encontrar entre maestros y alumnos cantidad de “sistemas” que, además de ser estrafalarios y mentirosos, son antinaturales, ya que ninguno de ellos se apoya en las leyes fisiológicas que gobiernan el acto de la respiración. Los resultados están a la vista.

Para exponer este ridículo basta con detenerse sobre algunos de los tratados o métodos de canto de la antigüedad y observar con claridad la unanimidad de opiniones con respecto a los principios fisiológicos que rigen en la respiración y el sistema único que de ellos se desprende. Esto será mucho más provechoso para el desarrollo de vuestras facultades que el dejarse aconsejar por alguno de estos “maestros” alla moderna que solo logran confundir la mente y destruir los medios canoros de quien estudia.


La respiración en la teoría

El acto de la respiración está compuesto de dos tiempos regulares y rítmicos: el de la inspiración y el de la espiración, con la respectiva dilatación y contracción de los pulmones. Además de los pulmones, el mecanismo respiratorio está constituido por órganos auxiliares como el tórax, los músculos intercostales, el abdomen y el diafragma. Este último, si bien no participa activamente en la respiración en estado de reposo o en la que utilizamos en el habla, se transforma en un músculo de vital importancia en el ejercicio del canto, puesto que actúa a modo de fuelle mediante el cual el cantante puede regular a piacere la cantidad y la velocidad del aire que desea expulsar en función de la producción específica de un tono.

De esto se advierte que el canto requiere de una gimnasia respiratoria totalmente diferente a la de uso cotidiano, ya que necesita de movimientos artificiosos, irregulares y lentos que demandan un mayor esfuerzo y actividad del mecanismo. De esto dependen cualidades tan importantes como la firmeza del sonido y la buena entonación.

Los sistemas de respiración según la ciencia
y su relación con el arte vocal.

Desde hace ya mucho tiempo la ciencia ha clasificado los diferentes sistemas respiratorios en función de la parte de la cavidad torácica que es henchida de aire. Si es la parte superior, la respiración se denomina clavicular, si es la media, la respiración es intercostal y si es la inferior la respiración es diafragmática. Estos tres sistemas responden a una teoría que, por haber nacido del examen de la respiración normal, tiene para el arte vocal algunas limitaciones en el orden práctico. No obstante, analizaremos cada uno, y la relación que existe entre ellos, considerando sus ventajas y desventajas.

Respiración clavicular

En este tipo de respiración, el aire queda retenido en la región superior del tórax, produciendo violentos movimientos de la clavícula, el esternón, las costillas y los hombros, que sólo vuelven a su posición natural concluida la espiración. Esto se debe a que la parte superior del tórax no puede almacenar el aire inspirado sino es generando una gran tensión. Este “sistema” tal y como lo describe la ciencia no es admisible en el arte del canto bajo ningún concepto, ya que el pecho solo debe servir de caja resonadora del sonido y punto de apoyo de la voz, jamás de fuelle, para lo cual debe estar sin aire. Con este tipo de respiración las dimensiones de la caja de resonancia se ven reducidas y se altera el comportamiento de la tráquea y de la laringe, la cual no puede descender con normalidad debido a la gran presión del aire almacenado en el pecho y no se encuentra libre, por tanto, para el ejercicio de la emisión del sonido, fatigando enormemente al cantante por el inevitable rozamiento que el aire producirá en la laringe y en la garganta.

El maestro Leone Cav. Giraldoni refiere en su Compendium:

La respiración clavicular, además de ejercer presión sobre las costillas (la cual llega gradualmente hasta la tráquea), reduce el espacio del pecho, trayendo como consecuencia la disminución de la vibración fónica, siendo que sólo debería operar como repercutor del sonido.

Respiración costo diafragmática o intercostal

En este tipo de respiración el aire llega algo más abajo, alojándose en la parte media del tórax y el abdomen. Los hombros permanecen inmóviles al respirar y la parte inferior del abdomen, donde se aloja el diafragma, casi no participa, observándose un ligero alzamiento de la parte costal. Éste sistema es de gran utilidad cuando el cantante necesita efectuar inspiraciones en muy poco tiempo, lo que ha sido denominado por la práctica común respiraciones in tempo rubato. En este apartado entran tanto las medias como las cuartas respiraciones, las cuales consisten en la toma de aire en tiempos muy breves, alargando en cambio la expulsión del aire. La inspiración debe llenar rápidamente todas las cavidades y la espiración debe hacerse con la mayor lentitud, regulando el volumen del aire de modo que sea siempre uniforme hasta el final del soplo espiratorio.

Respiración diafragmática

Es el tipo de respiración que todos los grandes maestros del arte canoro aconsejan utilizar, por las grandes ventajas que supone en la emisión del sonido, que se manifiesta firme y seguro en cuanto a intensidad, volumen, timbre y afinación. La respiración diafragmática lleva este nombre debido a que tiene como única base al diafragma, que se encarga de expulsar el aire y mantener así la columna de fuerza. Es con ella que se logran los grandes fiati, así como también los sonidos más plenos y robustos, ya que es la que permite almacenar la mayor cantidad de aire posible, teniendo en cuenta los límites naturales de cada individuo.

El maestro Leone Cav. Giraldoni refiere en su Compendium:

El diafragma, aquel músculo sobre el cual se posan los pulmones, opera sobre la respiración así como lo hace el fuelle en el órgano. Tiene tal importancia que algunos músicos fisiólogos no titubearon en afirmar que el canto no es más que la gimnasia de la respiración. Solo aquel que haya hecho un estudio cuidadoso de la respiración diafragmática en el canto, puede apreciar sus grandes ventajas. Esta respiración, que usé siempre a lo largo de mi extensa carrera teatral, viene siendo por mí defendida y puesta en práctica en mi escuela. Mandl, el célebre doctor húngaro que hizo estudios especiales sobre la voz humana, recomienda esta respiración como también lo hacen Mackenzie, Lavoix, Benke, y todos aquellos que estudiaron su aplicación y los beneficios que procura sobre la emisión del sonido.

Respecto de los sistemas de respiración, quiero decir a modo de conclusión que jamás se debe intentar limitar el aire a una sola parte del tórax ya que es imposible que en la respiración intercostal la parte baja del abdomen no participe, aunque sea mínimamente. Más bien es indispensable concentrar nuestra atención en la cantidad de aire que tomamos, sin violentarlo ni dirigirlo al momento de la inspiración y lograr así una respiración natural donde tomen parte todos los músculos en forma equilibrada.

La relación entre la respiración y la emisión del sonido

Sólo obtenemos total conciencia, dominio y maestría de todos los órganos que concurren en los fenómenos inspiratorio y espiratorio cuando estos se abocan a la emisión del sonido. El buen funcionamiento de la respiración se transforma en una necesidad y, en consecuencia, el novel cantor rápidamente comprende las sensaciones. De todas formas, es necesario hacer cierta gimnasia respiratoria independiente (ejercicios mudos) con el fin de ampliar, intensificar y fortalecer el pecho y, especialmente, el diafragma.

El artista que, mediante la práctica, se convenza de las grandes ventajas de este entrenamiento respiratorio para la emisión del sonido e incluso para la salud en general 1, deberá ejercitarse durante todo el curso de su carrera, de la misma forma en que mantiene el entrenamiento de sus facultades canoras.

La respiración en la práctica

Quisiera resaltar la importancia que tiene la fortaleza y el desarrollo físico en el ejercicio del arte vocal. No debemos olvidar que nuestro cuerpo es todo instrumento y que dependemos de su entera disposición para el ejercicio del canto.2 Por ello recomiendo la práctica regular de ejercicios cardiovasculares y de tonificación muscular así como también el sumo cuidado en los hábitos alimenticios y los del sueño.3

Preparación para los ejercicios respiratorios

Es importante preparar el cuerpo a la hora de hacer nuestros ejercicios respiratorios, razón por la que recomiendo adoptar una rutina breve de calentamiento que puede ser conformada a partir de movimientos de danza clásica, yoga o cualquier otra disciplina que trabaje grandes grupos musculares sin perder de vista el cuidado de la postura y sin alterar en demasía el flujo respiratorio.

Los ejercicios de respiración deberán ser efectuados siempre con la espalda bien recta, los hombros atrás y abajo, las rodillas ligeramente flexionadas, la pelvis en el centro y los brazos relajados a los costados del cuerpo.

Ejercicios introductorios

Con el objetivo de fortalecer el pecho y el diafragma mediante la regulación de sus movimientos, comprender los fenómenos de la inspiración y la espiración y prepararnos para el entrenamiento de la respirazione diaframmatica y la respirazione in tempo rubato, propongo los siguientes ejercicios:

  1. Inspirar lentamente por nariz y luego exhalar libremente por boca.
  2. Inspirar libremente por nariz y luego exhalar lentamente por boca.
Recomendaciones y cuidados

En estos ejercicios la boca nunca debe moverse con el deseo de acompañar el movimiento del aire. Por el contrario, debe permanecer ligeramente abierta y sin ningún tipo de tensión, dejando caer el maxilar inferior por su propio peso de forma natural.

Las inspiraciones siempre deben ser tranquilas, profundas y silenciosas, llenando todas las cavidades a excepción de la zona del esternón.4

El aire debe tomarse en forma uniforme y proporcional al tiempo que se utilice para hacer la inspiración.

En caso de presentarse mareos, debe hacerse un pequeño reposo y retomar el ejercicio sólo cuando el malestar haya desaparecido por completo. Con el tiempo dicho efecto desaparecerá, una vez desarrollados nuestros hábitos respiratorios.

Respirazione diaframmatica

Ejercitando este tipo de respiración, la capacidad respiratoria se desarrolla y amplía, permitiéndonos lograr grandes alientos.

Podemos calcular que, en estado de reposo, hacemos entre 18 y 22 respiraciones por minuto. En estos ejercicios preparatorios debemos reducir la cantidad de respiraciones hasta llegar a cuatro o cinco solamente; y, en la medida en que vayamos adquiriendo elasticidad en la cavidad torácica y sus auxiliares, podremos intentar llegar a tres por minuto. Esto requiere de la indispensable apertura del istmo a fin de que el aire pase sin toparse con ningún obstáculo. En caso contrario se violentarían los músculos que participan de esta función, generando un importante cansancio diafragmático que es necesario evitar.

A continuación presento una tabla para la ejercitación de la respiración diafragmática. Dicha rutina de ejercicios es progresiva, por lo que recomiendo no ir más allá de lo que las propias fuerzas permitan. Lo importante es que estos ejercicios se hagan diariamente a fin de ir ganando fuerza y resistencia casi inadvertidamente.

En la misma posición en que se han realizado los ejercicios introductorios, debemos:

  1. Inspirar por nariz y boca al mismo tiempo de forma tranquila, profunda y absolutamente silenciosa, llenando todas las cavidades. En dicha acción, el pecho se ensanchará y el diafragma se dilatará.
  2. Espirar por boca, soltando el aire muy lentamente, formando una columna continua y suave.5
Recomendaciones y cuidados

En estos ejercicios la boca nunca debe moverse con el deseo de acompañar el movimiento del aire. Por el contrario, debe permanecer ligeramente abierta y sin ningún tipo de tensión, dejando caer el maxilar inferior por su propio peso de forma natural.

Las inspiraciones siempre deben ser tranquilas, profundas y silenciosas. El aire debe tomarse en forma uniforme y proporcional al tiempo que se utilice para hacer la inspiración.

Es muy importante ayudarse de un metrónomo o cronómetro para respetar escrupulosamente la duración de las inspiraciones y espiraciones por mí propuesta, siendo una condición fundamental para el adiestramiento progresivo de este tipo de respiración.

Igualmente deben respetarse los reposos, que evitarán cualquier tipo de fatiga y, en consecuencia, permitirán la continuidad en los ejercicios.

En caso de presentarse mareos, debe hacerse un pequeño descanso y retomar el ejercicio sólo cuando el malestar haya desaparecido por completo. Con el tiempo dicho efecto desaparecerá, una vez desarrollados nuestros hábitos respiratorios.

Es preciso darle al cuerpo un tiempo de adaptación y esperar a que los músculos se acostumbren a la nueva gimnasia respiratoria antes de intentar reducir las inspiraciones por minuto.

InspiraciónEspiraciónCiclos completosTiempo totalReposo
4”4”162’8”30”
5”5”183′30”
4”8”153′1′
4”11”123′30”
5”15”93′1′
5”25”63′
Respirazione in tempo rubato

Ejercitando este tipo de respiración, se entrenará la capacidad de lograr inspiraciones rápidas, indispensables para las medias y cuartas respiraciones, así como también la habilidad de saber distribuir el aire en la espiración de forma continua en lo que a presión y volumen se refiere.

A continuación presento una tabla para la ejercitación de la respiración in tempo rubato. Dicha rutina de ejercicios es progresiva, por lo que recomiendo no ir más allá de lo que las propias fuerzas permitan. Lo importante es que estos ejercicios se hagan diariamente a fin de ir ganando fuerza y resistencia casi inadvertidamente.

En la misma posición en que se han realizado los ejercicios introductorios, debemos:

  1. Inspirar por nariz y boca al mismo tiempo rápidamente durante un segundo llenando todas las cavidades.
  2. Espirar por boca lentamente y regulando el volumen del aire de modo que sea siempre uniforme durante el tiempo indicado en la tabla y hasta el final del movimiento espiratorio.
Recomendaciones y cuidados

En estos ejercicios la boca nunca debe moverse con el deseo de acompañar el movimiento del aire. Por el contrario, debe permanecer ligeramente abierta y sin ningún tipo de tensión, dejando caer el maxilar inferior por su propio peso de forma natural.

En este sistema de respiración, la inspiración debe ser silenciosa, evitando todo tipo de ruido, que se produce por inspirar precipitadamente y con la garganta contraída y estrecha. Este aspecto debe cuidarse escrupulosamente ya que la brevedad de tiempo en el que se deben realizar las inspiraciones conduce fácilmente a contraer dicho hábito funesto.

Es muy importante ayudarse de un metrónomo o cronómetro para respetar escrupulosamente la duración de las inspiraciones y espiraciones por mí propuesta, siendo una condición fundamental para el adiestramiento progresivo de este tipo de respiración.

Igualmente deben respetarse los reposos, que evitarán cualquier tipo de fatiga y, en consecuencia, permitirán la continuidad en los ejercicios.

En caso de presentarse mareos, debe hacerse un pequeño descanso y retomar el ejercicio sólo cuando el malestar haya desaparecido por completo. Con el tiempo dicho efecto desaparecerá, una vez desarrollados nuestros hábitos respiratorios.

Es preciso darle al cuerpo un tiempo de adaptación y esperar a que los músculos se acostumbren a la nueva gimnasia respiratoria antes de intentar ampliar la duración de las espiraciones.

InspiraciónEspiraciónCiclos completosTiempo totalReposo
1”9”183′1′
1”14”123′1′
1”19”93′1′

A modo de conclusión

El canto es un arte que exige el dominio de muchos y variados medios técnicos y una de las herramientas fundamentales que el cantante debe manejar es la de la respiración, siendo que su ejercicio y entrenamiento posibilitan el desarrollo de la técnica vocal en toda su plenitud.

La historia del canto y la tradición que de ella se desprende nos indica el camino a seguir. No tiene sentido renegar de este legado, es preciso que nos sirvamos de la experiencia de aquellos que hoy deberían ser recordados como verdaderos prodigios del arte.

Artículo original de Luca D’Annunzio.


1 Entre los beneficios que el ejercicio de la respiración aporta a la salud se encuentran: mayor firmeza y vitalidad, así como volumen, de todos los órganos participantes, en especial pulmones, bronquios, pecho y diafragma; mayor oxigenación de nuestro cuerpo, lo que beneficia altamente la actividad neuronal y sanguínea; eliminación de toxinas.

2 Todo aquel que esté en el curso de sus estudios sabrá que la voz se resiente fácilmente tanto sea por el abuso de la voz en otras funciones menos sutiles como lo es el habla, o por fatiga física, intelectual e incluso emocional.

3 De todas las gimnasias cardiovasculares la que mejor se adapta a nuestro arte es la natación debido al desarrollo específico que ésta nos proporciona en relación a los órganos de la respiración, sin desdeñar el aumento de masa muscular y vigor en todo nuestro cuerpo de forma armónica sin producir ningún tipo de tensión en las articulaciones. Esto nos permite mantener intacta la elasticidad física, condición indispensable para un artista melodramático. Recomiendo también los ejercicios subacuáticos, por los sabidos beneficios que tiene sobre el manejo del aire y el fortalecimiento de los pulmones. Otra disciplina de primer orden para aquellos que se dediquen seriamente al arte del canto es el estudio de la danza clásica, la cual no sólo proporciona un entrenamiento severo y efectivo para todo el cuerpo sino que también moldea extraordinariamente la postura y el buen gusto.

4 Aquellos que encuentren dificultad en realizar las inspiración sin la ayuda de la parte superior del pecho y eleven el esternón, hacer estos ejercicios durante algún tiempo acostados sobre suelo firme, intentando relacionar esta posición con el hábito respiratorio que todos tenemos al dormir, cuando el esternón no forma parte del mecanismo.

5 Muchos maestros de la antigüedad como García, Lamperti, Marchesi, entre otros, aconsejaban hacer estos ejercicios delante de una vela encendida para evidenciar la calidad del soplo. Este debe mantenerse inalterado ya que de lo contrario la llama de la vela oscilaría en su tamaño y dirección, e incluso, si el soplo fuese muy fuerte y discontinuo, la vela podría apagarse.